Los parquímetros serán más caros en barrios saturados y para los coches más contaminantes

MARIO TOLEDO

  • El Ayuntamiento fija las tarifas de los parquímetros inteligentes: habrá un precio base, que variará según la contaminación del coche y la ocupación de la zona.
  • Los coches gasolina anteriores a 2000 y los diésel anteriores a 2005 tendrán penalización (del 10 al 20% más) y los vehículos más nuevos pagarán menos.
  • También se encarecerá un 10% en los barrios que tengan más del 85% de las plazas ocupadas. El aparato calculará el precio según la ocupación en tiempo real.
  • Se eliminan las horas valle (que eran más baratas), con lo que también sube la tarifa base: la hora en zona azul saldrá por 1,20 euros y en zona verde, 2,10 euros.
  • También queda aprobada la nueva ordenanza que elimina el SER en la periferia.

Paseo de la Florida

El 1 de julio llegan los ‘parquímetros inteligentes’ a Madrid. Y con su llegada, los conductores tendrán que aprenderse las novedades del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER): habrá nuevas tarifas para los conductores que dejen aparcado su coche en la calle, ampliaciones de los límites horarios de los parquímetros y modificaciones en el ámbito territorial de pago, al eliminarse los parquímetros de los barrios periféricos e incorporarse nuevas calles de pago en áreas próximas a la M-30. Los cambios están incluidos en la nueva Ordenanza de Movilidad (que modifica los artículos relacionados con el SER) y en la normativa fiscal que regula la tasa de estacionamiento (que fija los nuevos precios de los parquímetros). Ambas ordenanzas han sido aprobadas este martes por la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid.

Eliminación de las horas valle

El Ayuntamiento modifica el sistema de cobro de los parquímetros. Habrá una tarifa base a la que se aplicarán recargos o descuentos de precio en función de las emisiones contaminantes de los vehículos y según el nivel de ocupación que tengan los aparcamientos de cada zona. La tarifa base es similar a la actual, aunque se eliminan los horarios valle (que eran más baratos), con lo que en la práctica los precios aumentarán en los periodos que no sean hora punta. A partir del 1 de julio, aparcar una hora en la zona azul del área de bajas emisiones (correspondiente a los barrios más céntricos) costará 1,20 euros y en el resto del ámbito del SER saldrá por 1,10 euros. La zona verde se queda en 2,35 euros por hora en el área de bajas emisiones y 2,05 euros por hora en el resto. La tarjeta de residente mantiene su precio (24,60 euros).

Los coches antiguos pagan más

Los vehículos que emiten más gases contaminantes a la atmósfera (que coinciden con los más antiguos) tendrán una penalización, que se añadirá a la tarifa base. En cambio, los coches limpios se beneficiarán de una bonificación. Aproximadamente uno de cada cuatro vehículos matriculados en Madrid (unos 430.000) sufrirán los recargos, según datos municipales. Para que el parquímetro reconozca las categorías del coche, el conductor deberá teclear la matrícula y el aparato cruzará su identidad con la base de datos de la Dirección General de Tráfico.

El Ayuntamiento ha dividido los tipos de vehículos en cinco categorías: los de clase A (híbridos de gasolina) pagarán un 20% menos de la tarifa base; los de clase B (coches gasolina matriculados a partir de 2006 y diésel que se matriculen a partir de 2015) tendrán un descuento del 10%; los de clase C (los de gasolina entre 2001 y 2005, y los de diésel entre 2006 y 2015) solo pagarán la tarifa base; los de categoría D (gasolina matriculados en 1997 y 2000, y diésel de 2001 a 2005) pagarán un recargo del 10%; y los más contaminantes, los de categoría E (gasolina anteriores a 1997 y diésel previos a 2001), deberán pagar un 20% más que la base.

Los barrios con más tráfico, más caros

El SER también cobrará según el nivel de ocupación de los aparcamientos en cada zona. Los barrios donde haya mucha saturación de vehículos serán más caros, mientras que se reducirán los precios en las zonas con más aparcamientos libres. El propio parquímetro llevará un registro a tiempo real de la cantidad de coches que hay estacionados en cada barrio y, a partir de este dato, calculará los precios a pagar.

Un coche que aparque en un barrio con ocupación muy alta (más del 95% de las plazas cubiertas) tendrá un recargo del 20% sobre la tarifa base; y cuando la ocupación sea alta (entre el 85% y el 95%), el incremento será del 10%. Estos casos suelen ocurrir en los barrios más céntricos y en zonas comerciales y de oficinas, donde la densidad de tráfico es mayor. Por el contrario, en las áreas con ocupación muy baja (menos del 30% de las plazas cubiertas) habrá un descuento del 20%.

Cobrarán en Príncipe Pío y Ciudad Universitaria

El Ayuntamiento dejará de cobrar por aparcar en la calle de los cascos históricos de Fuencarral, Hortaleza, Carabanchel Alto y Carabanchel Bajo, tras aceptar las alegaciones presentadas por el colectivo de vecinos antiparquímetros. “Cuando no tiene sentido que una zona sea SER, se replantea. La demanda ciudadana era razonable”, admite el concejal de Movilidad, Diego Sanjuanbenito. Los residentes de estos barrios que ya habían pagado su tarjeta verde anual podrán pedir la devolución del dinero correspondiente a medio año (el Consistorio deberá reintegrar unos 25.000 euros).

Sin embargo, se instalarán parquímetros en nuevas zonas de la capital. La ordenanza de Movilidad introduce en el ámbito del SER a parte del barrio Casa de Campo (en el entorno de Príncipe Pío y barrio del Manzanares) y la mitad oriental de Ciudad Universitaria (próximo a la zona de colegios mayores). La recaudación que se logrará cobrando en estas nuevas zonas compensará la pérdida derivada de eliminar los parquímetros en la periferia.

Hasta cuatro horas en zona azul

Los coches podrán permanecer aparcados un máximo de cuatro horas en zona azul (hasta ahora solo se les permitía estacionar durante dos horas) y hasta dos horas en zona verde (hasta ahora estaba limitado a una hora). Con esta medida la rotación de vehículos será menor. Además, los conductores podrán renovar el tique a través del móvil, desde la oficina o desde casa, sin necesidad de bajar físicamente al parquímetro.

Ámbito de larga estancia

Se crearán “ámbitos de larga estancia” en calles contiguas a la M-30, “a modo de aparcamientos disuasorios”, según el Ayuntamiento. En esos ámbitos se permitirá aparcar hasta doce horas consecutivas sin necesidad de cambiar el coche de lugar, con una tarifa máxima de seis euros. Se habilitarán 1.354 plazas azules en dos calles del entorno del Parque de Atenas (Ciudad de Plasencia y Cuesta de la Vega) y en otras cinco del interior del Parque del Oeste (Profesor Martín Almagro Basch, Paseo de Camoens y Valero, La Rosaleda, Paseo del Rey y Francisco y Jacinto Alcántara). Hasta el momento, de todas estas calles solo eran de pago las del parque de Atenas y el Paseo de Camoens.

Madrid

Deja un comentario