El detenido del 22-M enviado a prisión tras agredir a un policía: “Voy todo de subidón”

EFE

  • Miguel M.S., de 20 años, cumple desde este lunes prisión provisional.
  • “Fuimos capaces de rodear a un policía y yo le tiré una piedra en la cabeza cuando estaba en el suelo”, señaló el detenido, según consta en el auto judicial.
  • Está acusado de atentado a la autoridad, lesiones y desórdenes públicos.
  • El joven niega los hechos y la Coordinadora 22M atribuye esas declaraciones al policía infiltrado que asegura haber escuchado al detenido.

Policía agredido el 22-M

Miguel M.S., quien cumple desde este lunes prisión provisional por agredir a un Policía Nacional durante los altercados del 22-M, comentó a sus acompañantes tras la agresión del agente que verían al herido en las noticias, ya que quedó inconsciente y tuvieron que llevárselo arrastrado. Así consta en el auto de prisión dictado por el magistrado Francisco Javier Tejeiro, en el que el juez sostiene que existen indicios “suficientes” contra él para que se proceda a dictar prisión provisional.

“Voy todo de subidón porque en las cargas de Recoletos fuimos capaces de rodear a un policía y yo le tiré una piedra en la cabeza cuando estaba en el suelo. Mañana lo veréis en las noticias, quedó inconsciente, se lo tuvieron que llevar arrastrao”, señaló el detenido horas más tarde.

El joven madrileño de 21 años ha negado los hechos ante el juez. Fuentes del equipo jurídico de la Coordinadora 22M han informado de que Miguel M.S. declaró ante el magistrado que no lanzó ningún adoquín en la cabeza a un policía. Las fuentes han negado también las declaraciones que aparecen en el auto de prisión, según las cuales, el arrestado se jacta de haber tirado la piedra en la cabeza a un agente.

El equipo jurídico de la Coordinadora 22M atribuye esas declaraciones a un policía que iba de paisano y que estaba infiltrado en el tumulto, y que es quien dice haber escuchado esas declaraciones de boca del detenido, como así recoge el atestado policial, han agregado las fuentes. “La literalidad de esa frase es de un policía, no del muchacho”, han precisado.

Según el relato del juez de guardia, esta persona se encontraba junto con otros individuos en los alrededores de la plaza de Colón y se observó cómo cogía varios adoquines de la calle, dándoselos a sus acompañantes. A continuación, los lanzaron contra los agentes uniformados.

Según el juez, “cuando estaba a la altura del paseo de Recoletos, aprovechando que uno de los agentes se encontraba desprovisto del casco, le golpea con ella en la cabeza, ocasionando al funcionario un traumatismo craneoencefálico y lesión en la región parietooccipital“.

Miguel M.S., madrileño de 20 años de edad y sin antecedentes policiales, declaró ante el magistrado, al igual que otros tantos, tras ser detenidos la noche del pasado sábado por los disturbios posteriores a la manifestación de las Marchas de la Dignidad del 22-M.

En total, dieciocho de los apresados quedaron en libertad con cargos. Solo uno de ellos ingresó en prisión provisional y sin fianza. Se trata del primer ingreso en prisión de un detenido en el marco de una manifestación de este tipo.

Madrid