Condenado a la Comunidad por parte del personal de apoyo de fuego a los estudiantes autistas

ÁNGEL

Calleja

  • se negaron a renovar las enfermeras, técnicos, terapeutas, educadores e integradores sociales con más de 24 meses de experiencia.
  • contratos para evitarlos fijos o fijos-discontinuos, firmaron un personal más joven y menos experimentado.
  • El TSJM ahora requiere Educación para anular los contratos y la contratación de personal en el orden de las juntas de trabajo.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha sentenciado el Ministerio de Educación, que dirige Lucía Figar , la destitución en septiembre pasado del personal de apoyo que trabaja con los estudiantes con necesidades especiales en las escuelas públicas de la región.

A principios de curso, Figar ordenó no renovar las enfermeras , técnico , terapeutas , educadores , integradores eventos , catering auxiliar y limpieza que llevaría más de 24 meses de trabajo de su departamento con contratos temporales. Plantilla de seguir en la educación sería necesario para proporcionar un contrato fijo o fijo-discontinuo, como exige el Estatuto de los Trabajadores.

En lugar de ello, el Ministerio e ignoró la obra de mano-legalmente establecido. Para reemplazarlos, elegido personas con menos experiencia. La medida afectó a 560 (80%) de 700 Profesional que atendía a los niños con discapacidades, trastornos sensoriales, espectro del desarrollo o autismo. En total, unos 1.500 escolares de edades comprendidas entre 0 y 6 años reciben esta atención.

Ahora, tras la demanda presentada por CC OO, el artículo N ° 2 de la Social declara “nulidad” de los nuevos empleados y requiere Figar para deshacer el proceso de incorporación de los mismos profesionales que dispensan y llamando ellos “por riguroso orden de puntuación”, como se muestra en las juntas de trabajo.

El afectado como la educación, son 350 , dividido entre 150 asistentes de cocina, 60 en el control, y 140 trabajadores entre los integradores, fisioterapeutas y enfermeras. El resto se llamó al 560 después de completar sus contratos para hacer sustituciones o baja.

“Figar fue muy beligerante. Dijo que todo lo que hizo fue legal, pero los tribunales han puesto de relieve “, dice Isabel Galvin, secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO de Madrid.

“Nunca he pensado en los niños”

La Comunidad de Madrid ha anunciado que apelará el fallo en apelación. Mientras que a los que afecta, quieren empezar a trabajar tan pronto como sea posible. “Tengo muchas ganas de volver a mi escuela en Arganda. Había estado allí cuatro años en los contratos temporales . Ya que no renuevo, acabo de hacer un cambio con un esguince en el centro de Madrid”, explica 20 minutos Marta, integradora social y mantiene la parte superior de la bolsa para su categoría laboral.

En el lado opuesto están los padres. José Miguel Sánchez, padre de una niña de 4 años con autismo y presidente de la Asociación del Sudeste de trastorno del espectro autista (Surestea), se queja de que el Ministerio tiene “nunca” el pensamiento de los estudiantes: “Fue un descuidado y una vergüenza. ‘s ha hecho mal desde el principio. Tomaron a los profesionales que habían pasado años con nuestros hijos, obligados pequeño para adaptarse a los demás, lo que les cuesta a causa de sus trastornos, y puede ahora los cambios nuevo. Esperemos al menos retrasarlo hasta el próximo año. “

Afectados Educación y advirtió que no podía retirar o cambiar estos especialistas también. María Teresa Perales, madre de un estudiante, dio para solicitar al Ministerio que se detuviera el proceso. El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) y la Asociación de Padres de Personas con Autismo (Viadeo), entre otros, apoyaron su reclamo, pero fue en vano.

Este no es el primer golpe experimentado por los estudiantes con necesidades especiales. En 2012, el Instituto del Menor y la Familia, dependiente del Ministerio de Asuntos Sociales, retiró estimulación adicional que muchos de ellos recibieron en los Centros de Primera Infancia afirman que los tratamientos fueron por duplicado. La Federación de Autismo de Madrid rechazó de plano este argumento.